Climatología

Tiempo en Córdoba

martes, 24 de abril de 2012

Vegetación espontánea

Control de la vegetación espontánea.

La vegetación espontánea son un conjunto de especies vegetales que se instala sobre el terreno desnudo o sustituye a otras anteriormente existentes sin intervención directa del hombre a través de siembras, plantaciones, eliminación selectiva, etc.

En un principio no debe preocuparnos ni pensar que son un problema para nuestro huerto. El que tengamos más o menos este tipo de vegetación, desde mi punto de vista, puede presentar muy beneficiosas. Desde mi inicio en 2010 en horticultura ecológica, partía de un suelo completamente desnudo, compacto y pobre, obteniendo en 2012 una cubierta vegetal en torno al 70%. En estos dos años, he observado una mejora de las propiedades del suelo, entre las que puedo  nombrar:
  • Mayor contenido en materia orgánica.
  • Aumento de la profundidad de las labores en el suelo.
  • Mayor porosidad mejorando la infiltración y retención  del agua.
  • Aumento en la población de lombrices.
  • Reducción de la exposición del suelo al sol, manteniendo la humedad en el mismo durante más tiempo.
cubierta vegetal 2012
Algunas de estas plantas que aparecen en el suelo pueden ser indicadores de la calidad, es conocido el caso de la ortiga, que además de ser un insecticida natural, fortalece el sistema inmunológico de las plantas y favorece el crecimiento de estas. También podemos nombrar las amapolas, que nos marcan un suelo con alto contenido en materia orgánica. En el lado opuesto encontramos el jaramago que es un chivato de suelos abandonados y en proceso de degradación o la Moricandia arvensis, que aparecen en suelos muy degradados.

En mi caso, esta cubierta vegetal, ha permitido mantener durante más tiempo la humedad en el suelo tras un riego, además de mantener una textura más esponjosa y minimizar el ataque de insectos y aves sobre mis plantones.

Para llevar a cabo este control de la vegetación espontánea, solo he actuado en la zona donde se va a disponer el huerto, manteniendo esta vegetación en el resto de la parcela. Para ello, el primer paso es realizar un desbrozado mecanizado desde la parte más alta de la planta hacia la raíz, de forma que los restos vegetales queden lo más picados posible (esta operación puede variar atendiendo al tipo de maquinaria de que dispongamos, es decir, si disponemos de una picadora, corta césped, azada, etc.) . Finalizado el desbroce, recojo la mayor parte del vegetal (no hace falta dejar el suelo completamente limpio, puesto que los restos vegetales de menor tamaño se van a incorporar cuando realicemos el laboreo). El vegetal recogido pasará a formar parte del futuro compost vegetal.

Vegetación espontánea junto a los plantones
Debido a que este año está siendo especialmente seco, antes de labrar aplico un riego abundante con la finalidad de ablandar el suelo. Tras esperar que el agua cumpla su función (reblandecer el suelo), al día siguiente realizo un laboreo con moto azada en 4* pases cruzados (2+2).

Una vez finalizado el laboreo, comienzo con la disposición de las camas y lomos donde colocaré los plantones. El tamaño de las camas varía en función del tipo de planteras, es decir, si es de mata corta o mata larga, la cama será más grande, 1,5 a 2 metros, o pequeña, 1 a 1,5. Yo recomiendo camas más pequeñas de 1 metro aproximadamente, sea como sea la mata. Es por ello que vamos a inducir a los plantones a competir por luz, lo que va a permitir que crezcan más (de esta forma al cubrir el suelo, van a reducir la aparición de vegetación espontánea en los lomos).

Extracción manual
Otro efecto beneficioso es que ellas mismas se van a provocar sombra sobre flores y frutos, impidiendo que los fruto se solanen (coloración amarillo-pardo) y presente peor aspecto y calidad. 

Una vez creada la cama, colocaremos los plantones. A medida que vamos regando y nuestras planteras, estas comenzaran a crecer y al mismo tiempo comenzaran ha aparecer nuevamente las "malas hierbas". En mi caso, solo voy a intervenir en aquellas plantas que se encuentran más próximas a los plantones, ya que son estas las que van a competir por los recursos. Las que se encuentran en el centro de la cama, alejadas del plantón formaran una nueva cubierta protectora, reduciendo los efectos de desecación del suelo por acción del viento o del sol.
Juncia extraída con y sin raíz
Hay que tener en cuenta que el suelo posee una estructura porosa que permite que el agua quede retenida y disponible para la planta. Para reducir la pérdida de agua por evaporación NO altero el suelo. Es por ello que la extracción de esta vegetación espontánea la realizo de forma específica y manual  (es más laborioso), evitando el remover mayor superficie de suelo (a nadie se le ocurre estar todo el día mullendo el suelo en los pies de los árboles y sin embargo observamos que crecen bastante bien). De todas formas, eso es fácil comprobarlo, solo basta con escaldar 2 plantas, una por día, para darnos cuenta de ello.

Cuando realicemos la extracción, debe de ser completa, es decir, raíces, bulbos, etc. para evitar el rebrote. Para ello aconsejo realizar esta operación tras el riego, ya que el suelo estará más blando.

Cubierta seca de vegetal
Otra formas de controlar esta vegetación sin afectar a la humedad de este es con el uso de una cubierta seca de residuo vegetal,. Podemos usar la que se extrajo durante el desbroce inicial. Este abrigo natural, además de mantener la humedad, va a dificultar el establecimiento de semillas procedentes de las "malas hierbas".

También podemos realizar un riego localizado por goteo, reduciendo el consumo de agua, aunque se encarecen más los costes.

Otra técnica bastante efectiva es colocar un plástico de color negro en lomos y camas. Debemos de ir  haciendo unos pequeños agujeros en los puntos donde vamos a situar el plantón. De esta forma evitaremos la aparición de vegetación espontánea en lomos y camas, aunque sí aparecerán en los surcos. Debemos tener en cuenta el tamaño del huerto, puesto que cuanto más superficie tengamos, mayor cantidad de plástico necesitaremos y mayores costes a la vez que tendremos más residuos contaminantes. 

Como última solución, nos queda el empleo de agro-químicos. Podemos encontrar una amplia gama de productos disponibles en el mercado, pero debemos tener en cuenta que, a partir de este momento, abandonaremos la agricultura ecológica para realizar una agricultura convencional.
En resumen, la aparición de vegetación espontánea presenta mayores efectos positivos que negativos . Siempre vamos a tener "malas hierbas" en nuestro huerto, lo que debemos de hacer es conocer cuales nos va a reportar mayores beneficios ecológicos. Cada una de ellas nos va  aportar unas propiedades que a simple vista no apreciamos, pero en conjunto, nos va a favorecer las condiciones del suelo, influyendo sobre el aumento de materia orgánica, minimizando el ataque de plagas, como descompactadores naturales, formando barreras biológicas, atracción de insectos polinizadores, manteniendo la humedad, almacenando de agua, mejorando la infiltración, controlando de la erosión en suelos con fuertes pendiente, etc.


 

* Todas estas actuaciones se debe a las condiciones concretas de mi parcela, el suelo estaba completamente desnudo y el objetivo fertilizar el suelo con una cubierta vegetal. Por un lado he rechazado el aplicar abonos químico o el tener que comprar abonos naturales. Por otro lado, el alto grado de compactación del suelo me obliga a realizar estos cuatro pases, puesto que la profundidad no sobrepasa los 15 cm. Para suelos menos compactados con 2 pases cruzados es suficiente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada